(2013-12-08) Sobre Nelson Mandela

Sudáfrica es un país muy curioso, y lo digo en primera persona. Algunos amigos me permitieron conocerlo, tanto españoles como sudafricanos y fue un privilegio.

Durante muchos años hubo una “guerra civil”, porque el Apartheid generó una guerra civil. No fue una guerra limpia, por ninguna de las dos partes, no fue corta, duró varias décadas, no fue parcial, abarcó a todo el territorio, a todas las clases sociales, a toda la población, y, por último, hubo vencedores y vencidos.

El Apartheid desapareció y surgió la llamada “discriminación positiva”, concepto que personalmente nunca he entendido. El pais entero cambió de la noche a la mañana. Modificó su bandera, y su escudo, el cambio fue total, en el fondo y en la forma.

A pesar de todo, a pesar de los malos pronósticos, las malas expectativas, la situación estuvo, primero contenida, y creo, que ahora superada.

Sudáfrica es el pais con mayor diversidad, o en su defecto, uno de los mas diversos del mundo. Tiene todo tipo de culturas, creencias, religiones, partidos políticos, y por tener, tiene hasta tres capitales y ONCE idiomas oficiales. En contra de lo que pueda parecer, el ingles, no es el idioma mas hablado por la población, ocupa el quinto lugar.

Sudáfrica tiene una mayoría de cristianos protestantes, y creo que podría decirse que tienen el “catalogo completo”. Existen musulmanes, un número significativo de hinduistas, judíos, animistas y cualquier otra religión que pueda venirnos a la mente. Tienen partidos desde la ultraderecha mas exacerbada a la ultraizquierda mas acalorada, pasando por todos los intermedios, los que podamos conocer y otros que solo en aquél país tienen sentido, y todo dentro de una república laica.

Aun cuando es muy difícil poner fechas exactas, el apartheid aparece en 1948 y desaparece en 1993. Duro casi 50 años y desapareció hace solo 20 años. Tras 50 años de enfrentamiento, y después de solo 20 años, todos están de acuerdo, hoy es el “Día Nacional de la Oración y la Reflexión para honrar al fallecido expresidente Nelson Mandela”. No ha importado que sea una república laica, ni que fuera el presidente de un partido, ni que liderara un cambio social, ni que profesara una u otro religión.

Tal vez nosotros, que hemos dejado atrás otros hechos hace mas de 20 años, que hemos cambiado de partido en el gobierno varias veces, debiéramos ponernos de acuerdo en , al menos, un día para la paz, o en su defecto, la simple tranquilidad, esperando que no sea el presagio de la tempestad, sino, solo, de otro día de calma.

Y como dicen los del Atleti, solo ocuparnos de que el siguiente . . .

Por .
Manuel de Cristóbal López
Abogado ICAM (col. 56.250)
MADRID

- Dejar un mensaje al Webmaster sobre la página, realizar aportaciones, documentos, informar de enlaces rotos, etc -